Nueva marca en nuestro ecommerce: Hollyland

HOLLYLAND videolab shop

Nueva marca en nuestro ecommerce: Hollyland

La transmisión de vídeo sin cables se ha caracterizado por una calidad mejorable o unos elevados costes a cambio de un equipo decente: ligero, fiable y de gran calidad. Hasta ahora, ya que la marca HOLLYLAND ha llegado al mercado europeo para cambiar las reglas y romper con estos estereotipos.

Una empresa relativamente joven (2012) que con un año de vida ya lanzaba al mercado extensores inalámbricos para el mercado de consumo doméstico, con conexión HDMI ya permitían enviar vídeo sin comprimir a 50m. Un primer paso en una carrera que les ha llevado a focalizarse en el desarrollo y fabricación de soluciones de transmisión de datos, video y sonido sin cables. Pasando del mercado domestico al mercado profesional.

En la actualidad disponen de una amplia gama, dando respuesta a todo tipo de necesidades. En VIDEOLAB hemos tenido oportunidad de probar 2 versiones muy diferenciadas el MARS 300 y el COSMO 600:

MARS 300

Aunque es el conjunto más indicado para el usuario domestico o principiante, permite montarlo en una DSLR, cámara de mano, un gimbal o steady en ámbitos de producción profesional donde se requiere una amplia libertad de movimientos. El kit se compone de un transmisor y un receptor fabricados en aluminio, un tamaño compacto y ligero no más grande que un Smartphone actual. Se alimenta mediante baterias SONY NP-F estandard, salvo el receptor que permite la conexión mediante alimentador (incluido) con clavija Jack asegurada por rosca.

Sus 2 antenas nos van a proporcionar un alcance de hasta 100 metros de transmisión de video FULLHD 1080p con un retardo de 0.5 mili-segundos, aceptable teniendo en cuenta la compresión que utiliza y la calidad de imagen que ofrece. Cabe recordar que el alcance de este tipo de dispositivos siempre esta condicionado al entorno de uso, así como las condiciones ambientales.

A nivel de conexiones nos encontramos en el transmisor 1 HDMI de entrada y 1 HDMI de salida LOOP, muy útil para el uso de monitores externos; en el receptor contamos con 2 salidas HDMI. Todo ello con un bajo consumo energético, ya que con 1 sola batería SONY Standard llegamos hasta las 5 horas de funcionamiento. Con una batería de alta capacidad mantendríamos el volumen de trabajo toda una jornada sin problemas.

Al ser un modelo básico no es de esperar gran cantidad de accesorios, ni una maleta peli-case, pero si que es verdad que los dos soportes de montaje nos serán muy útiles para colocar el transmisor en la zapata para el flash en una DSLR. Solo echaremos de menos un par de cables HDMI y la batería SONY NP-F.

COSMO 600

Con el modelo 600 ya entramos en el campo profesional, orientado a un tipo de usuario más acostumbrado a tirar kilómetros de cable, que a cambio disfrutará de unes características más avanzadas y sorprendentes.

HOLLYLAND ofrece un buen abanico de opciones desde el COSMO 400 de 150 m de alcance, hasta las versiones 1200 y 2000 que pueden llegar hasta los 360 m y 600 m respectivamente. Y para situaciones extremas podemos llegar hasta los 1000 m gracias al SYSCOM 3000.

En este caso hablaremos del modelo COSMO 600, de alcance intermedio y coste aceptable (comparado con un TERADEK). Con un alcance de hasta 200 m, disponemos de un transmisor ligeramente más grande que su hermano menor, comparte la alimentación a base de baterías SONY NP-F Standard incorporando un conector de alimentación tipo LEMO. El receptor, en cambio, es algo más grande. Al conector de alimentación tipo LEMO debemos añadir una montura para baterias tipo V-mount que nos permite alimentar otros dispositivos.

Salta a la vista que el receptor no lleva antenas externas sino que ya están integradas en el mismo dispositivo, mientras que el receptor usa 2 antenas flexibles, pero muy resistentes, de 5Ghz. Estas antenas planas pueden ser sustituidas por otras más discrecionales, conocidas como “mushroom”, que nos proporcionaran mejores resultados en espacios interiores. De esta manera podemos conseguir transmitir audio y video en FULLHD 1080p sin comprimir, sin retardo apreciable (a penas 6-8 frames) comparado con una transmisión por cable a la misma distancia. El hecho de contar con una encriptación AES de 1024 bits añade tiempo de procesamiento. Pero nada de esto resta calidad en la transmisión.

Una pantalla OLED monocromo nos permitirá monitoritzar fácilmente tanto el estado de la batería como la potencia del sistema y nos facilitará la configuración como la selección del canal de conexión.
Si en el modelo MARS 300 disponíamos de conexiones HDMI, en este caso disponemos también de tomas SDI que facilitan la conectividad con equipos profesionales sin necesidad de conversores o adaptadores. En el Transmisor tenemos 1 entrada HDMI y 1 entrada 3G-SDI además de una salida SDI LOOP para monitores. En el receptor contamos con una salida HDMI y 2 salidas 3G-SDI.

Y para acabar, todo esto presentado en una maleta de transporte tipo Peli-case, con espumas interiores personalizadas para que cada elemento encaje a la perfección, protegiéndolo durante el transporte. Un buen detalle que demuestra la calidad del producto y a quien va dirigido, un público profesional y exigente que depende de una buena herramienta para su labor.

Indudablemente, tanto por sus características como por su precio, HOLLYLAND no va a dejar a nadie indiferente.



Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información. ACEPTAR

Aviso de cookies